miércoles, 13 de octubre de 2010

(Determinista confesional)


Mudo la piel
como los girasoles,
pero nunca falta en mi boca
una estudiada frase,
una estupenda película
con la que ponerse
morado a pipas.

Vivo una vida de lateralidades,
a un lado y al otro
de la línea que divide el mundo
(sinuosa porque cada cual
tiene su historia).

Oscilo yo,
oscilan mis palabras
oscila mi daga,
mi florete, mi cañón,
cada una
de las armas que utilizo.
No oscila dios,
porque el pobre ya se cansó
de ser enarbolado, de ondear
a la brisa de la sangre y decidir
cual de sus caras ganará
la guerra de lealtades.
Pero sí oscilan los dioses
más modernos, las ideas,
bajo el peso internacional,
la gravedad metálica,
que las inclina para siempre
acabar en el fondo.

Montado así,
en la cuña que toque,
voy  inflando y desinflando,
sembrando y barriendo,
haciendo del mundo mi pictionary,
mi quién es quién
quiere ser millonario,
mi pasa palabra porque al final,
con algo de presión
todos acabamos,
aceptando pulpo
como animal de compañía.


____________________________________________________________________________________________________

10 comentarios:

  1. Tú, aparte de un mal poeta (como dejas ver bien claro)eres un filósofo también pésimo ¿eh?
    Estoy encantada de leerte sr Baena y agradecida.

    "Vivo una vida de lateralidades,
    a un lado y al otro
    de la línea que divide el mundo"

    Pues mucha salud, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Bletisa me ha ganado de mano.
    La poesía intelectual, la que acaricia la filosofía, el borgeano placer de usar versos para que las neuronas se activen, es un privilegio de pocos.

    Sos talentoso y sos original, mejor mix (imposible)

    Un abrazo, excelente POETA.

    SIL

    ResponderEliminar
  3. Yo también acepto, a veces, pulpo como animal de compañía...
    Y es que, la mayoría de ellas, de las veces, no nos queda más remedio!

    Muy buena reflexión, has puesto en la picota muchas cosas, muchas!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Unos versos llenos de filosofía, de reflexiones que nos hacen dar un respingo y volver a leer.
    En este mundo que nos ha tocado es muy raro no tener que claudicar alguna vez, tomar la calle de enmedio, dar nuestro brazo a torcer...y aceptar pulpo como animal de compañía.

    Tu diario de mal poeta me encanta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mal poeta???
    Y quien define lo que es ser buen o mal poeta? Tienes la humildad de los grandes!!!
    Inteligentes palabras que hacen verte como ese filósofo que estudia cada detalle que la vida nos muestra!!!
    Un beso a tu alma cielo, te sigo leyendo con mucho placer!!!

    ResponderEliminar
  6. Un análisis muy humorístico de la realidad de nuestras decisiones. Yo también bajo la presión de la soledad acepto la compañía del pulpo ¿y quién no?
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Demoledor. Contundente. Brillas en ejecución y concepto. Un poema soberbio. Irónica, dolida, frontal y vertical denuncia. Humor del mas fino linaje. APLAUSOS, "mal" POETA.

    ResponderEliminar
  8. Ay, madre míaaaaaaaa...qué ganitas tenía de volver a leerte, mi mal-poeta preferido. Y no me has defraudado: es un poema soberbio, como dice mi querido Pedro.
    SUBLIME, Jose!!!

    Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
  9. Te encontre por casualidad y no creo que deje de leerte...me gustan tus versos "Mal Poeta", encantada de conocerte!
    Saludos desde algún rincón del sur de Iberia...

    ResponderEliminar
  10. Anda que...sólo os voy a decir dos cosas: la primera GRACIAS por todo lo que me comentáis, que me halaga muchísimo...y la segunda...EXAGERAOS!!! ;)

    ResponderEliminar