domingo, 26 de septiembre de 2010

(Prosigue)






La última botella solar
difracta la ensenada
luz del parque,
diluye la ensoñación
libada del verano,
dispersa entre improperios
a sus vacas cantoras,
llama a capítulo urgente a
descreídos, a letrados,
y promulga la vuelta pronta
de las carnes ocultas
a sus cinco más dos son siete
bajo los tres palos.

Pero antes de desfilar
por la alfombra amarilla,
luciendo traje para entregar
el blanco al invierno,
estalla la última tarde
de sol en palmeras rosas,
huyen en bolsas de plástico
las miradas jóvenes,
y con la piel recién metida en
su tienda de campaña,
se apresura bulliciosa
la sombra del viernes,
a celebrar en los bares,
los puentes, las camas,
que la luz viva prosigue
bajo tierra o techo,
en la memoria triste y callada
de las hogueras
y hasta en el brillo desgastado
de nuestros ojos.


____________________________________________________________________________________________________

14 comentarios:

  1. ¡Fenómena transmutación y metonimia de la luz en todas sus manifestaciones y estaciones, José! Esa luz que se despidió del verano para guiarnos en el ciclo ininterrumpido de otoño, invierno, bares y ojos, tal como indicas... Excelente técnica descriptiva, dentro del poema. Es como si dieras pinceladas, brochazos; paletazos de pintura que de un trazo o en el volumen de su textura, plasman un estado de ánimo o una escena que no necesita palabras. Te felicito, POETA. Éste es de antología. Abrazo y beso pa' ti.

    ResponderEliminar
  2. Jo, yo no sé explicarme tan bien... pero algunos versos me impactan muchísimo:

    "Pero antes de desfilar
    por la alfombra amarilla,
    luciendo traje para entregar
    el blanco al invierno,
    estalla la última tarde
    de sol en palmeras rosas,
    huyen en bolsas de plástico
    las miradas jóvenes,..."

    Me gusta la sensibilidad y la transparencia que transmites, como una visión especial de las cosas...

    Besito

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes quién es ahora la que tiene la piel en modo gallinácea, no?

    Madre mía, Jose...IMPRESIONANTE.

    Lo he leído en voz alta y me he estremecido.

    Besos enormes!!!

    (Voy a intentar enlazarlo...no lo he hecho nunca, pero a ver si me sale)

    ResponderEliminar
  4. Pues, no...no veo la opción "crear un enlace" en tú página...jajajaja

    ResponderEliminar
  5. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    JOSE

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  6. Como siempre el poema espectacular.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La luz viva prosigue en estos versos.
    Son un desafío al verano que pretende alejarse.
    La poesía lo puede retener para siempre.
    La poesía obra estos milagros.



    Excelente, José.

    Un gran abrazo , Buen Poeta.

    SIL

    ResponderEliminar
  8. Me trasladas a mi época de estudiante, a la última tarde de verano. Al comienzo del cinco más dos son siete...Vaya cinco, vaya dos...y vaya viernes los de entonces.
    Escribes mmmmm no encuentro el adjetivo.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Genial Jose. Tienes una forma de escribir que me enanta. Me ha gustado mucho el poema. Hay gente que no se fija en los atardeceres que son elmayor espectáculo del día.Me quedo con estos versos:
    Huyen en bolsas de plásticos las miradas jóvenes. Eso es ya un poema.Muchos besos y gracias por tus visitas.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante. Me has dejado deslumbrado.


    Te dejo enlazado.


    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Sólo una vez lo he leído...
    Son las 00:07. Acabo de llegar de un viaje un tanto azaroso de Madrid... y me levanto dentro de siete horitas.

    Mañana te vuelvo a leer, pero se me ha quedado una imagen, la de las "miradas jóvenes quehuyen en bolsas de plástico..." Kortxolis, me dejaste así... plastificada!
    ;)

    Un apunte: tú te has dado cuenta de cómo has "prosperado" desde que asomaste por este mundo de la blogosfera? Bueno, pues te diré una cosa: si fueras un "mal poeta"... estarías más solo que la una, jajajaja!
    Así que, caballero, eche cuentas!

    Le mando un aplauso muy de veras!

    Y hasta mañana!

    ResponderEliminar
  12. Ay ese momento en que el sol casi se resiste a dejar paso a las sombras...es inigualable e indescriptible en toda su belleza. Tú has conseguido emocionarme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Poeta, me gusta tu manera circular, escribes de ida y vuelta en la misma línea, llenas espacios que acabas de vaciar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Qué visión más perfecta de ese verano que se resiste, que se niega a marchar de los parques y de los corazones...

    Con cariño, besos, buen poeta.

    ResponderEliminar