viernes, 6 de enero de 2012

(Regalos)



Sube pronto el café
la mañana de reyes se cuela
de puntillas por el aire,
entre mis sueños su aroma y los lazos 
me envuelven de canela
los regalos despiertos.


Nadie se dedica
a despertar
a la gente.


Todos son capaces 
de salvar 
su mentira y envolverla 
en su calor
y las mantas.


Todos capaces
de envolverse en su mentira
y regalarse enteros
la mañana de reyes,
cuando trepa el café
por las ramas de canela 
y amanece radiante
el sol en mis ojos.


Y despierto…


8 comentarios:

  1. Feliz Dia de Reyes poeta...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mañana de polvo gris, incredula sus brisas y el sol se empeña en hacerme creer que amanece... Muy bien poeta te invito a mi blogger

    ResponderEliminar
  3. guau, me encanta :)
    feliz día de reyes

    ResponderEliminar
  4. José, el final del poema, los últimos tres versos. Que tal si quitas un "me" y lo dejas así: ...y amanece radiante / el sol en mis ojos.
    De esta forma te ahorras un "me". En poesía siempre hay que ahorrar.

    La foto que has puesto es un tanto desoladora. pero me gusta. Viéndola, los reyes son una tristeza, en lugar de un alegría. Aunque creo que nunca fueron una alegría. Un sueño, una fantasía, tal vez.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por suerte, hay café en las mañanas de Reyes o no.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos.
    Me gusta la sugerencia Tomás: aunque en este caso ese "me" es a propósito realmente aporta poco y suena mucho mejor sin él. La foto quizá es demasiado desoladora, pero era el aire que pretendía darle. Fantasía, sueño, eso es, yo diría más: ilusión, en sus dos vertientes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Entiendo esas dos versiones de la ilusión, de esa ilusión.

    Mis deseos para ti: felicidad y versos.

    ResponderEliminar