miércoles, 8 de diciembre de 2010

(Concurrencia)


Iba a acercarme ayer a Los Diablos Azules. Por escuchar a Batania, intentar hacerme con uno de sus cuadernillos, también por leer alguno de mis poemas. Nunca he estado en una jam session tanta gente ahí de poesía, o tan poca, escuchando. No pudo ser quizá en un par de martes. Pueda leer poemas como este. Y si es posible mejores.


A ver cuando aprendemos
que no se puede tocar
la flauta y la trompeta
a la vez.
Que dar conciertos
de piano solamente
con los dedos impares,
y puntear la guitarra
con los incisivos son talentos
de hombre orquesta,
números de circo.
Se gasta una fortuna en
cuerda y psiquiatras.
El resto
-y esto lo digo
preferentemente para mi,
por no sentirme solo-
deberíamos cultivar
un arte o dos trabajos pero no
trescientos a la vez.
Será que soy hombre y
no se me da del todo bien
la concurrencia.
Pero es que es así
siempre me pasa empiezo
a estirar los brazos
y a abarcar y abarcar…
y transatlánticos…
y al final Titanic.
Con lo fácil que sería
ser poeta.



19 comentarios:

  1. Con lo fácil que es, sobre todo, "sentirse" poeta...

    Muxus poéticos. Soco

    ResponderEliminar
  2. Es el peor de los pecados de la actualidad, Poeta, tratar de abarcarlo todo, y apretar poco.
    Una especie de manzana que sabemos que no debemos morder, y sin embargo.
    Cada uno de tus poemas es un acicate psicológico, un laberinto ético y estético del que no dan ganas de salir :)

    Besos, José

    SIL

    ResponderEliminar
  3. Bueno, es que somos así de tontines.
    Pero no es malo intentar abarcarlo todo con nuestros diminutos brazos para creernos poderosos.
    Te advierto que hundirse es estupendo como terapia mental porque volvemos a intetar flotar una y otra vez mientras éso nos mantiene vivitos y coleando.
    Cuando te presentes, dame un silvidito por si me puedo acercar a oirte recitar tus versos.
    Un bezo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy bueno éste, José. De diez.
    Ya lo dice el refranero popular, que quien mucho abarca... pero aún así, a veces encuentras magos en el arte de los gatos y sus siete vidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y con lo fácil y cercano que lo tenemos todo, pero queremos buscar lo mismo muy lejos, y nos embarcamos...y Titanic. Con lo fácil que es escribirle unos versos a la vecina, o echarle los tejos al vecino (yo es que no soy poeta).
    Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. "El que mucho abarca, poco aprieta"
    Y si lo dice mi abuela es por algo.

    Buen poema.
    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Pues lleva éste que está como para hacerlo con acompañamiento de "flauta, trompeta y piano a dos dedos". En serio, deberías escoger este, a ver si entre los pocos que escuchan, a alguien y a los participantes (los poetas) se les mete en el cerebro la gran verdad que aquí expresas. Me gustó por directo y paradójicamente, piadoso. Abrazos pa ti, José querido.

    ResponderEliminar
  8. Soco => mucha razón tienes Soco, una cosa es "sentirse" poeta y otra serlo, que ya es más difícil. Pero qué natural sale intentarlo.

    Sil => Qué tendrán las manzanas verdad? Un laberinto sin entrada ni salida, como la vida misma vamos. Siempre me halagan tus comentarios.

    Bleti => Así es, lo que no nos mata o nos deja jodidos o nos hace más fuertes. Mejor hundirse y salir a flote que dormirse ahogado en los laureles del fondo del mar. Pues muy probablemente el martes 21dic vaya a leer. En cualquier caso avisaré por aquí. Me encantaría conocerte. A tí y a todos los que pasáis por aquí.

    Laura => lo que dice el refranero,"quien mucho abarca le faltan redes". Qué profe más indulgente poniéndome tanta nota ;). Me ha encantado esa imagen de los magos. Con gatos en las mangas y no palomas o conejos como los magos cobardes.

    Eau => es que la vida es tan corta y hay tantos mares. ¿Cómo no embarcarse?

    Noe => muchas gracias wapa!

    danilita21 => Ese veneno no corre por mis venas. Ójala. Para vivir más corto y más a gusto. Estoy convencido. Bss.

    Genís => Y qué razón que tienen las abuelas. Yo nunca me llevaba el paragüas cuando me lo decía la mía. Ahora la echo de menos en las tardes de lluvia. Y en las de sol no veas. Pero los tiempos cambian y las abuelas y los refranes no son lo que eran. Hay que reinventarlos: "A falta de pan, cuchillo de palo". Me alegra que te haya gustado el poema. Un saludo.

    Pedro => habrá muchas jam sessions de poesía y muchos poemas que leer. La difícil es la primera. La poesía como terreno para la verdad. Interesante conversación sería esa. Qué duro es conocer la verdad y darle la espalda. Al final Titanic. Y pingüinos salvadores. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Dicen que quien mucho abarca, poco aprieta...
    No sé, a veces apretamos sin abracar o al revés.
    pero lo fácil o lo difícil, no es sólo ser poeta, es vivir, que ya tiene tela la cosa. amigo!

    Y usted lo lleva muy bien, que conste!

    Ah, he estado leyendo las Crónicas del martes en los Diablos Azules.
    Anda, acércate algún martes y así nos cuentas, y nos das envidieja tú también!

    Un besote concurrente!
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Que fantástico Y al final el Titanic. Me ha encantado buen poeta. un beso

    ResponderEliminar
  11. Podemos atender muchas facetas del vivir, pero a la hora de cultivar sólo deberíamos dedicarnos a una, y con pasión. Aún así, ni por esas sabemos si seremos correspondidos en nuestro empeño.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hacía bastante que no venía por aquí, José, pero ahora que regresé, me di cuenta por qué decidí seguirte aquella primera vez.
    Muy buen poema.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  13. Meg usta pensar en que las cosas ya por existentes, son ya de por si un arte.

    Muchos saludos

    Elva*

    ResponderEliminar
  14. Que maravilloso es equivocarse siendo persona y poder escribirlo intentando ser poeta...que mal rollo lo otro....

    Un placer leerte poeta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. He leído este poema SUBLIME, mi querido Jose, y ¿sabes qué he hecho? Irme a leer tus entradas primeras, las del sofá de chocolate, la de cuando te encontraste con Milagros, la de que hablabas de opositar y ser poeta...

    Escribes GENIAL, mi niño. Es un honor ser amiga tuya.

    Qué razón tienes y qué bien lo escribes:
    CON LO FÁCIL QUE SERÍA SER POETA...

    ResponderEliminar